El programa Me Conecto para Aprender será evaluado por CEPPE UC

La iniciativa que nace en el marco de la Reforma Educacional, busca acortar las brechas tecnológicas entregando un computador a cada alumno de séptimo básico de la educación pública. A dos años de su implementación, el Centro de Estudios de Políticas y Prácticas en Educación, CEPPE UC, junto con la Dirección de Estudios Sociales UC (DESUC) será el encargado de evaluar los alcances de este proyecto. 

En las próximas semanas se comenzará a ejecutar el piloto del estudio “Evaluación de la implementación del Programa Me Conecto para Aprender”, convocada por la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe, UNESCO y el Ministerio de Educación.

La investigación, que fue adjudicada vía licitación al Centro de Estudios de Políticas y Prácticas en Educación CEPPE – UC, se llevará a cabo en conjunto con la Dirección de Estudios Sociales del Instituto de Sociología UC, DESUC. El proyecto tiene como objetivo evaluar los principales aspectos de la implementación de dicho programa, como también indagar en el uso y valoración que hacen los beneficiarios respecto de los recursos entregados.

Me Conecto para Aprender, nació en 2015 en el marco de la Reforma Educacional y es una iniciativa que busca acortar la brecha de acceso y uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), y apoyar los aprendizajes de los estudiantes que asisten a la Educación Pública. Para ello, entrega un computador portátil e internet móvil por un año, además de recursos educativos digitales, a cada uno de los estudiantes que cursen séptimo básico de todos los establecimientos públicos del país.

MClaro1.jpg

Magdalena Claro, Investigadora CEPPE – UC y académica de la Facultad de Educación, explica que “acortar la brecha de acceso y usos, es un concepto que ha cambiado en el tiempo y no se puede medir en términos de tener o no un computador. Hoy, hay que sumar al análisis si ese computador tiene internet o no y cómo es la calidad de conexión. También se hace necesario revisar aspectos como la frecuencia de uso, los dispositivos a los que se accede y desde dónde se conecta, ya sea la casa o el colegio. El concepto de acceso se ha ido complejizando”, agrega.

Otra brecha que se pretende acortar con el programa y que evaluará el estudio de CEPPE-UC y DESUC, tiene relación con los usos y habilidades TIC en los estudiantes.  En 2013 se realizó el SIMCE TIC, desarrollado por el Centro de Educación y Tecnología, ENLACES, que justamente mide estas habilidades específicas para el aprendizaje.

En ese informe, se mostró que un 46,9% de los estudiantes presenta un nivel básico, un 51% logra un nivel intermedio, y sólo un 1,8% alcanza un nivel avanzado de habilidades TIC.

Claro, quién es Investigadora Experta del proyecto afirma que “en general, la forma en cómo se mira la reducción de la brecha digital es con medidas de uso. Entonces hay datos como que el 80% de los estudiantes usa internet para hacer tareas escolares. Pero el uso no indica nada respecto de los logros o resultados que obtienen las personas con ese uso. Las habilidades digitales que tienen las personas son fundamentales para aprovechar ese uso”, aclara.

Plantea que “estamos estudiando el efecto de este programa, entendiendo que en muchos casos este computador personal no es el primer acceso que tienen a la tecnología. La evidencia muestra que la gran mayoría de los niños en edad escolar cuenta con un celular o tablet y muchos de ellos tienen conexión a internet. En ese sentido, interesa estudiar cómo se inserta dentro de un ambiente tecnológico más amplio en el que crecen los estudiantes hoy día. Junto con ello, queremos ver cómo una política que te entrega un computador puede estar influyendo no solo las prácticas de aprendizaje individuales de los niños, si no sus relaciones y dinámicas familiares, como los posibles usos de otros parientes del computador o la necesidad de los padres de poner reglas y mediar el uso”, señala la experta. 

Junto con ello, la evaluación buscará también analizar qué cambios se han generado en los colegios luego de la implementación de esta política. En esa línea, la investigadora CEPPE UC explica que “la idea es ver también si los colegios han aprovechado esto de alguna manera. Generalmente los computadores funcionan en laboratorios y las dinámicas de educativas se dan en ese ambiente. En esta investigación, buscamos indagar si esta nueva política de acceso ha modificado en algo las prácticas educativas”, finaliza Magdalena Claro.

El estudio de evaluación es de alcance nacional, tendrá una duración de siete meses y abordará a cinco diferentes actores del sistema educativo en relación al programa Me Conecto para Aprender: Estudiantes, Docentes, Directivos (Directores, Jefes UTP, coordinadores de ciclo) y Actores institucionales (ENLACES, JUNAEB, Gabinete Ministerial).

Información periodística: Cristian Contardo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.